martes, 31 de mayo de 2011

Longanizas o salchichas al vino

Aquí está el acompañamiento (bueno, más bien, el plato principal) de las patatas fritas al microondas. Son las salchichas o longanizas al vino. Os pongo los dos nombres porque me hace mucha gracia cómo cambia el nombre de una misma comida en función de dónde estemos. Los del norte creo que les llamáis salchichas frescas y nosotros longanizas… pero realmente no sé cuál de los dos nombre está bien dicho, si son los dos, o cómo está el tema. A mí me hace gracia, porque como nos solemos juntar con gente de diferentes partes de España, es gracioso porque a veces nos hacemos líos cuando uno quiere una cosa y el del otro "territorio" le da la otra...jeje
En cualquier caso, este plato es muy sencillo de hacer, son ingredientes muy básicos y está muy bueno.

Ingredientes 
  • 1 cebolla (230g)
  • 40g de aceite de oliva
  • 9 longanizas (o salchichas frescas) cortadas en 2 trozos (450g)
  • 100g de vino blanco (yo uso Verdejo)
  • 1 hoja laurel
  • Sal y pimienta al gusto


Preparación
1. Pelar la cebolla y trocearla a cuartos. Ponerla en el vaso y trocearla 10 seg V4 (hasta que se quede del tamaño que os gusta). Bajar los restos con la espátula.
2. Poner la mariposa en las cuchillas, añadir el aceite y sofreír 10 min Varoma V2.
3. Añadir las salchichas y rehogar 3 min Varoma Giro izq Vel cuchara.
4. Añadir el vino blanco y la hoja de laurel, la sal al gusto y rehogar 12 min 100ºC, Giro izq Vel Cuchara.
 Al acabar el tiempo, se pueden dejar reposar en el vaso y finalmente, servir, acompañado de unas ricas patatas fritas (o arroz blanco, o cus cus…).

Yo es la segunda vez que las hago desde que me trajeron el libro Cuesta Menos con TM, Volumen I. Realmente, las primeras las hizo Borja, y como fueron un éxito, además de fáciles, hemos repetido el menú. Por algo será...

Pitufo gruñón, con el lío que nos armamos con los nombres, precisamente hoy, no he podido evitar pensar en tí... ésta te la dedico.

Patatas buenas al microondas


Hace unos días os dejé las "patatas perfectas" que nos trajo mi amigo y colaborador Álex, al que espero ver más por aquí dentro de poco... pero para todos aquellos a los que les guste la sartén tan poco como a mí (¡cero!), os dejo esta receta de patatas. Realmente no se quedan fritas, ni tampoco cocidas, sino más bien blanditas y con algunos puntos crujientes. Yo, salvo que tenga mucho tiempo y ganas, no hago otras.

Ingredientes
  • 3 patatas medianas
  • Aceite de oliva (un chorro)
  • Sal (media cucharadita) 

Preparación
1. Lavar, pelar y cortar las patatas como para tortilla de patatas (también podéis usarlas para tortilla).
2. Poner las patatas cortadas en un plato hondo o en un cuenco.
3. Echar un chorro de aceite por encima y la sal. Removerlas bien con una cuchara para que se mojen de aceite.
4. Meter el plato en el microondas, con tapa de agujeros, y programar 4 veces tiempos de 5 minutos a media potencia. Cada vez que se acabe el tiempo, sacar el plato (cuidado con la tapa que chorreará vapor de agua muy caliente) y remover las patatas un poco para que cambien de posición.

¡Y ya están listas!

He de decir que ayuda mucho el tipo de patatas que uséis. Yo tengo a mis verduleros y fruteros de confianza y las patatas son suyas y están buenísimas. ¡Saben a patata! Cosa que hoy en día, no es tan fácil de decir.

Espero que os gusten y sobre todo que os hagan un apaño… yo, con tal de no ver toda la cocina salpicada de aceite, ¡hago lo que sea!

En breve veréis a qué acompañaron...

Nota 07/02/12: también puede usarse el mismo método para hacer una tortilla de patatas saludable. Se trocea la patata y la cebolla y se pone en un cuenco hondo. Hay que hacer el mismo procedimiento que con las patatas solas. Luego, el batir los huevos, juntarlo con el relleno y cuajarlo ya es de la manera tradicional (en sartén).

lunes, 30 de mayo de 2011

Pisto en crema

Bueno, a esta receta le he llamado "pisto" por llamarle de alguna manera. Realmente es una receta de aprovechamiento. El otro día hice la fideúa de verduras, que lleva pimientitos (pero no mucho) y hacía un momento había preparado la quiche de chorizo que llevaba calabacín (pero, pese a que solo era uno, aún me había sobrado). Por otro lado, me he encotrado con el cajón con más patatas de las previstas… así que, algo habría que hacer con todo esto. Como no tenía ganas de calentarme la cabeza y además, siempre queda bien de acompañamiento de alguna carne o pescado a la plancha o para rellenar unos pimientos de piquillo como me sugirieron en el grupo de facebook  (para mi fracaso de tortilla de patata), pues he decidido hacer un pisto-puré de verduras con patatas. Aquí os lo dejo. Más fácil imposible.

Ingredientes

  • 160 g de calabacín en trozos
  • 160g de pimiento rojo y verde en trozos
  • 320g de patata (2 patatas medianas) a cuartos
  • 50g de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal

Preparación
1. Poner todas las verduras en le vaso y trocear 4 seg V4.
2. Añadir aceite y sal.
3. Sofreír 18 min 100ºC V1 giro izq.

Aunque su aspecto no es lo mejor (si lo hubiera presentado en un bote, hubiera quedado mejor, pero no tengo mucho tiempo para esas cosas), el sabor sí. Bueno, eso dice Borja, que yo aún no lo he probado. ¡Que aproveche!

Nota, pese al giro a la izquierda, sale bastante blandito, pero a mí, no me importa... así se mezclan más los sabores!

Quiche de chorizo


Aquí os dejo una variante de la quiche de verduras que hice la otra vez. La verdad es que las quiches están buenísimas les hagas lo que les hagas y les pongas lo que les pongas, pero concretamente con esta base de puerro y calabacín, encuentro que tiene un toque buenísimo. De todos modos, he de confesar que la razón de repetir esta base, esta vez ha sido, ni más ni menos, que porque compré un calabacín y un puerro la semana pasada, y como no estaba segura de que los fuera a usar esta semana, preferí hacer una rica quiche, antes que tirarlos.
La idea del chorizo la saqué de otro bloggero, Juanfra, al que también le gustan las quiches.

Ingredientes
  • 1 masa quebrada comprada
  • 250g de puerro
  • 350 g de calabacín
  • 35g de aceite de oliva
  • 3 huevos
  • 200ml de nata de cocina
  • 40 g de queso emmental- gouda rallado
  • 90g de queso de cabra
  • 45g Chorizo picado 

Preparación
Es igual que la otra, el único punto es el añadir el chorizo, que lo haremos a la vez que los huevos, la nata y los quesos. De todos modos, os copio los pasos.

1. Precalentar el horno a 180º
2. Extender la masa sobre el molde que vayamos a usar. Recortar los bordes que sobresalen del molde. La parte de masa que quede en el molde, pegarla bien a los laterales, que sino, luego se sale el relleno. Pinchar la base con un tenedor y ponerle unos garbanzos o un peso para que no suba. Hornear durante 10-12 min.
3. Mientras se prehornea la masa, lavar y pelar los puerros y los calabacines. Cortarlos en trozos y meterlos en el vaso. Triturar a V4-V5 hasta que queden en trozos pequeños. Bajar los restos con la espátula.
4. Añadir el aceite y sofreír 10min 100ºC V2
5. Añadir la nata, los huevos, el chorizo y los quesos a trocitos. Batir 20 seg V4.
6. Verter la mezcla sobre la masa y decorar con los recortes que han sobrado de la masa, el queso de cabra o con lo que queramos si no nos gustan estos ingredientes.
7. Hornear a 180ºC durante 25 min aprox (hasta que esté dorada por arriba)

Si queréis probarla, coged un trocito ¡que ya la he dejado cortada!

sábado, 28 de mayo de 2011

Risotto de berenjenas

Como ya os dije en el otro risotto, esta manera de cocinar el arroz me encanta, pero hacerla a mano es un poco más pesada (porque hay que estar removiendo continuamente)… sin embargo al tener la TM me parece un plato súper sencillo y al mismo tiempo queda buenísimo. De todos modos, también se puede hacer de la manera tradicional (mi amigo Juan Carlos se llevó la receta y triunfó), ¡simplemente has de tener ganas de remover!. Su frase fue "nunca he hecho una comida tan rápido y que haya resultado tanto con los invitados".
Y bueno,  para mí, la gracia principal de esta receta es que no lleva setas, cosa que no es tan fácil de encontrar en el mundo de los risottos… como yo prefiero que el reino Funghi esté en las vitrinas de un laboratorio más que en mi plato, me pareció “la comida perfecta”. Aquí os la dejo.
Por cierto la saqué del recetario de la casa oficial, aunque yo la he cambiado un poquito, como siempre.


Ingredientes
  • 60g de queso grana padano o parmesano
  • 1 cebolla (200g)
  • 1 berenjena (300g)
  • 40 g de aceite de oliva y un chorrito más para las berenjenas
  • 300g de arroz (si es especial para risotto, mejor, sino, arroz redondo)
  • 850 g de caldo de verduras (o agua con 1 pastilla y media de avecrem)
  • Un chorrito de vino blanco (15-20g)
  • 30g de mantequilla
  • Sal (media cucharadita)


Preparación
1. Cortar la berenjena  con piel en daditos pequeños y ponerla en un plato hondo o cuenco. Rociar con un chorro de aceite, remover para que se reparta bien el aceite y meter en el microondas, con tapa, durante 3 tiempos de 4 min a máxima potencia. Al final de cada tiempo, sacar, remover y volver a meter. Si no la sacamos entre cada tiempo se nos quemarán unas partes y las otras  se quedarán como cocidas. Mientras se va haciendo la berenjena, hacemos el resto.
2. Poner el queso a trozos en al vaso y rallarlo. Primero unos golpes de turbo (4 o 5 veces) y luego subir a V5 hasta que este finito (unos 5-10 seg)
3. Añadir el aceite y calentarlo durante 1 min 100ºC V1.
4. Echar en el vaso la cebolla pelada y a cuartos. Trocear hasta que se quede finita. V5 5-10seg. Bajar los restos con la espátula.
5. Sofreir la cebolla 3 min 100ºC V1.
6. Colocar la mariposa, añadir el arroz y rehogar 1 min 100ºC V1.
7. Añadir la berenjena sofrita con su líquido, el caldo de verduras, la sal y el chorro de vino. Cocer 18 min 100ºC V1.
8. Añadir la mantequilla y el queso rallado (reservando un poco para decorar). Cocer otros 2 min 100ºC V1.
9. Servir en los platos decorando con el queso reservado y con perejil picadito si tenéis (yo no tenía).

Y ya está listo para comer. Espero que lo disfrutéis y os guste tanto como a nosotros.

Nota: como os podéis imaginar, el paso 1 lo he explicado con el microondas que es como lo hago yo, y me parece más cómodo, pero si queréis, lo podéis hacer en la sartén o incluso en la TM antes de la cebolla, pero    la ventaja de hacerlo así es que en menos de 30 min lo tienes todo listo aunque ensucies una fuente más.

viernes, 27 de mayo de 2011

Volcán o coulant de chocolate... mis pequeñas bombas dulces

Por fin, todo buen menú, tiene un buen postre, y así como para mi primer menú, el postre fue lo primero que os conté, esta vez he querido dejarlo para el final.
¿Quién no ha abierto el libro Imprescindible cuando le traen por primera vez la TM y no ha visto el volcán de chocolate? ¿Quién no ha ido a la delegación y ha visto esa foto del volcán en su pared? ¿Quién no ha ido a un restaurante y le han servido un coulant de chocolate y ha pensado “si supiera hacerlo en casa, sería mi comida diaria”?. Pues como no sé si a vosotros os ha pasado, pero a mí sí, tenía unas ganas locas de hacer este postre, pero no lo hacía porque para dos que somos, me parecía que podía ser demasiado tantos volcanes… así que, en mi segundo día con invitados (el primero no pudo ser por exceso de azúcares), lo hice sin pensar. No había discusión en el postre: iba a hacer “bombas de chocolate”.


Ingredientes
  • 170g de chocolate Fondant (chocolate para fundir Nestlé postres)
  • 170g de mantequilla
  • 3 huevos
  • 3 yemas de huevo
  • 60g de azúcar
  • 50g de harina de repostería.


Preparación
0. Precalentar el horno a 240ºC
1. Con el vaso seco, poner el chocolate en trozos grandes y rallarlo hasta que quede un polvo finito. Dar unos golpes de turbo primero y luego 20seg V5-7-10.
2. Añadir la mantequilla y derretirla 3 min 80ºC V2. Cuando acaba el tiempo, la mezcla de chocolate y mantequilla tiene una pinta que te dan ganas de comértelo y no hacer las bombas… pero luego la espera vale la pena, ¡os lo aseguro!
3. Añadir los huevos, las yemas y el azúcar. Mezclar 30seg V3.
4. Añadir la harina y mezclar otros 15seg V3.
5. Verter la mezcla en moldes individuales (si son rígidos hay que engrasarlos con mantequilla, si son de silicona, podéis echar la mezcla directamente). El tamaño ideal es un poco más grande que la típica magdalena. Como un flan aproximadamente, así os salen 6.
6. Hornear durante 7 min (veréis como a partir del minuto 5 empiezan a subir para hacer la bolita encima). Si usarais moldes de magdalena, os saldrían más, pero tenéis que hornear solo 5 min, porque sino, se secará totalmente por dentro.
7. Sacar del horno y servir inmediatamente. Como están tan blanditos, sacarlos del molde con un utensilio es bastante difícil, y darle la vuelta a la silicona, para mí también lo fue, así que yo recomiendo la feliz idea que tuvo Borja: poner un plato y darle la vuelta al molde como si fuera una tortilla de patata “girando rápido” . Una vez boca abajo, darlesla vuelta inmediatamente cogiéndolos por la base.

Para mí, el acompañamiento perfecto es una bola de helado de vainilla con nueces de macadamia… ¿vosotros que decís?

Espero que si la hacéis, la disfrutéis tanto como yo.

martes, 24 de mayo de 2011

Pudding de pescado

 Ésta es otra de las recetas que preparé para mi segunda comida con invitados… y sí, efectivamente, estaréis pensado ¿pero cuántas cosas hizo? La respuesta es muy fácil, ¡muchas!. Tanto que sobró comida como para que comieran otros tantos (o quizá alguno más)… bueno, yo ya lo sabía, pero había cosas que me apetecía hacer y que probaran, así que hice un poco de todo.
Concretamente, esta receta fue uno de los “deberes” que hice “obligada” para ir a la clase imprescindible (para que luego te lo cambiaran por un cuadernillo de recetas), así que entre que tenía la TM recién traída y que le vi buena pinta, me decidí a hacerlo, eso sí, tuve que descubrir entonces qué era la leche evaporada… ese gran desconocido.
Una vez hecho y catado, Borja me dijo: ¡puedes seguir haciendo los deberes para ir a la clase, que esto está buenísimo!
Tanto nos gustó y tan fácil me resultó, que pensé que no podía faltar en el día D.

Ingredientes
  • 400g de palitos de cangrejo
  • 5 huevos
  • 2 latas de atún en aceite escurrido (de las pequeñas, las que van en paquetes de 3)
  • 1 lata de mejillones en escabeche escurridos (las rectangulares alargaditas, que suelen ir de una en una)
  • 400g de leche evaporada (la marca IDEAL es la más conocida, pero no la única). Suele estar al lado de la leche condensada, pero ojo, que no es lo mismo
  • 6 pimientos del piquillo escurridos
  • Media cucharadita de sal
  • Pimienta (un pellizco)
  • Mayonesa o salsa rosa para servir

 Preparación
0. Forrar con film transparente el molde en el que lo vayamos a servir (yo usé uno alargado tipo plumcake, lo más cómodo para forrar, guardar en la nevera y luego emplatar, pero podéis usar el que más os guste). Forrarlo de manera que os sobre film para luego cubrir lo que quede al aire, y así no se os secará en la nevera. Reservar.
1. Poner todos los palitos de cangrejo en el vaso y trocearlos hasta que se queden picaditos 5 seg V4. Mirar y si aún están enteros, programar unos segundos más. Reservar la mitad en un bol a parte.
2. Añadir sobre el resto de los palitos los huevos, el atún, , los mejillones, la leche evaporada, los pimientos, la sal y la pimienta. Cocer 7 min 90ºC V5.
3. Añadir los palitos troceados y reservados sobre la mezcla cocida. Mezclar bien con la espátula.
4. Verter la mezcla en el molde, dándole unos golpes al molde para que no queden burbujas dentro. Dejar en el frigorífico durante 2 h mínimo (yo lo hice la noche anterior)
5. Desmoldar (volcando el molde boca abajo y quitando el film transparente) y servir acompañado con mayonesa o salsa rosa.
Para mí, es un éxito y se tarda en preparar poco más de 15 min tiempo total.

Nota: la receta dice que uses o 3 latas de atún o 3 de mejillones… como a mí me gustan mucho los mejillones pero tienen un sabor un poco fuerte, pensé que hacer una combinación de las dos cosas podía estar bueno… ¡pues parece que ha dado resultado! 

domingo, 22 de mayo de 2011

Hummus (puré de garbanzos)

Aquí os dejo otra de las recetas que hice cuando vinieron mis invitados (en la segunda ronda)... ya quedan menos por colgar. Es de lo más fácil que hay para hacer en la TM y si a la gente le gusta este tipo de comida, es un acierto, seguro. Si además lo acompañas con un pan rápido a la plancha hecho por ti, entonces ya sí que triunfas.
Aunque he de decir que me pasé de ajo, para mi gusto quedó perfecto de sabor.


Ingredientes (para 600g)
  • 2 dientes de ajo medianos  (según lo que entendáis por medianos os saldrá más o menos picante)
  • 400g de garbanzos cocidos (lavados y escurridos)
  • 60g de agua
  • 30g de zumo de limón (es el zumo de 1 limón aprox)
  • 40g de sésamos tostado (lo venden en las herboristerías y también en hipercor, que yo sepa)
  • Media cucharadita de sal
  • 70g de aceite de oliva virgen
  • Pimentón para decorar

 Preparación
Poner todos los ingredientes y programar 1 min V5-7-8. Si cuando acabe el tiempo veis que no está con la textura que os gusta, o a mitad del tiempo cambia el sonido, posiblemente es porque se os ha formado una burbuja de aire, todo el hummus está arriba y abajo queda una cámara de aire y las cuchillas giran sin hacer nada. Paráis la máquina, recolocáis el hummus con la espátula, y a volver a triturar hasta que quede con la textura deseada.
Cuando lo vayáis a servir, rociarlo con un chorrito de aceite de oliva por encima y espolvorearlo con un poco de pimentón.
¡A disfrutar!

miércoles, 18 de mayo de 2011

Espiga de pan con jamón y queso

Aquí tenéis otro de los “platos” que puse en mi comida con invitados. La verad es que, pese a que la iba a colgar, no le tocaba su turno hoy, pero mi amiga Gaby, que se compró su maquineta justo una semana antes que yo, no ha podido ir aún a la clase imprescindible y esta mañana me dice “¡que tienes las espigas en el menú pero no está la receta, y las quiero hacer el domingo!”… así que dicho y hecho, le he prometido que la colgaba.
Como os digo, es una receta de la clase imprescindible, y desde que fui, hace más de 2 meses, había querido hacerla, pero como no tenía la espelta ni tampoco la ocasión, pues lo vas dejando pasar. Por fin, pensé que para el día D, era una receta ideal. No solo tienes pan recién hecho, sino que encima, para los que no tienen TM se quedan alucinados “pero si has hecho pan” es lo que suelen decir… la verdad, es una de las cosas que cuando yo no conocía a “la bicha” más me sorprendió de mi amiga Mónica: “la panadería está cerrada, bueno, no os preocupéis que hago yo el pan”…  y ahora, con el aparato del demonio, me parece casi lo más normal.
Os dejo  la receta para quien no la conozca. En la clase imprescindible doblan las cantidades de los ingredientes base para luego dividir la masa en dos y hacer una dulce y una salada… pero yo solo hice la salada, me pareció demasiado hacer dos.
Bueno, os cuento que me voy por las ramas.

Ingredientes
  • 60g de queso emmental
  • 70g de jamón serrano en daditos
  • 50g de espelta en grano (en las herboristerías hay)
  • 130g de agua templada
  • 25g (un cubilete amarillo) de levadura prensada fresca de panadería
  • 200g de harina normal
  • Media cucharadita de sal
  • 1 huevo batido para pintar (opcional)


Preparación
1. Poner el queso (a trozos) en el vaso y trocear 5 seg V5. Reservar.
2. Poner la espelta en grano en el vaso y triturar 30 seg V10.
3. Añadir el agua y la levadura desmenuzada 8con la mano)y mezclar 15 seg V3
4. Incorporar la harina y la sal y amasar 1 min, vaso cerrado, V espiga. Si vemos que no se ha mezclado toda la harina, la pasamos con la espátula hacia le centro y amasamos unos giros más, mirando por le bocal (no estar mucho más tiempo).
5. Incorporar el queso y el jamón en el vaso y programar 20 seg, vaso cerrado, Vel espiga.
6. Sacar la masa del vaso y colocarla encima de un papel de hornear o una lámina de silicona (lo que vayamos a usar para el horno). Formar un cilindro. Con las dos manos  juntas a la altura de los dedos índice, aplanar el cilindro para formar una pirámide alargada con todo el cilindro.
7. Una vez conseguida la pirámide, hacer cortes profundos (sin llegar al papel de hornear) cada 2 cm aprox. Ir colocando cada una de las masas del corte, a un lado y a otro para formar una “espiga” (llamémosle así, porque salvo en la clase, aún no he visto ninguna espiga creíblemente espiga…jeje).
8. Tapar la espiga con un film transparente y dejar reposar en una lugar templado, sin corriente durante 15-30 min (yo lo dejé casi 1 hora, mientras hacía otras cosas, y no hay problema).
9. Precalentar el horno a 220ºC
10. Una vez transcurrido el tiempo de levado, pintar la espiga con el huevo batido(si queréis, sino, podéis espolvorearla con un poco de harina y listo) y hornearla a media altura durante 20 min aprox.

A disfrutarla y a sorprender a los que no saben lo que es hacer pan en casa… ¡con lo rico que queda!

Nota: antes las dudas con el paso 6 y 7, y a falta de un paso a paso (que a la próxima estará), he añadido ese esquema geométrico: el prisma azul es la forma de la masa. Lo blanco son los cortes. Jeje!

martes, 17 de mayo de 2011

Tatin parmentier o pseudoquiche de patata

Aquí tenemos otro de los entrantes de mi segunda comida con invitados. De la misma manera que el pan rápido, esta receta la encontré en la revista oficial de mayo mientras estaba preparando los menús para cuando vinieran… así que pensé que era algo parecido a una quiche, pero con patatas, por lo que me gustó esta forma diferente de preparar el hojaldre. En la revista te explican cómo preparar el hojaldre rápido, pero cuando tienes invitados, o cuando te falta el tiempo, pienso que es mucho más cómodo tener el hojaldre comprado (que es muy bueno) y te quitas de líos. Ahora, si tienes tiempo y ganas, ¡anímate y hazlo!

Ingredientes
  • 1 plancha de hojaldre
  • 500g de agua (según la receta oficial)
  • 7-8 patatas medianas
  • 10-12 lonchas de bacon curado ahumado
  • 150g de queso emmental cortado en rodajas o rallado
  • 200g de queso de cabra en rulo cortado en rodajas
  • 200g de nata líquida
  • 4 huevos
  • Sal
  • Pimienta


Preparación
1. Poner las patatas peladas y cortadas en rodajas finas dentro del recipiente varoma, pero con las rodajas puestas en vertical.
2. Poner el agua en el vaso y programar 30 min Varoma V2 (con el recipiente Varoma en su posición). Cuando acabe el tiempo, retirar el Varoma y reservar las patatas. Vaciar el vaso y lavarlo (habrán soltado almidón).  Ésta es la manera que ellos te dicen, pero a mí me parece un delito tener eso media hora sólo con agua, así que aproveché la cocción del sofrito de la moussaka para hacer las patatas. Es exactamente el mismo tiempo pero con la diferencia que abajo estás cocinando algo.
3. Precalentar el horno a 180ºC.
4. Cubrir el fondo de un recipiente refractario (teniendo en cuenta, al elegirlo, que han de caber las patatas y más cosas) con las lonchas de bacon. Cubrir también los laterales si queréis que quede más bonito.
5. Si se quiere usar el queso emmental triturado, echarlo en el vaso, a trozos y rallar 7 seg V7 (con unos goles de turbo primero). Sino, se puede hacer en láminas. En cualquier caso, ponerlo todo por encima del bacon.
6. Colocar, encima del queso, la mitad de las rodajas de patata.
7. Colocar, por encima, las rodajas de queso de cabra.
8. Acabar cubriendo con el resto de las rodajas de patata.
9. Sin lavar el vaso (si es que hemos rallado el queso), verter la nata, los huevos, la sal y la pimienta y batir 5 seg V5. Verter la mezcla  sobre todas las capas de queso y patata.
10. Poner la lámina de hojaldre sobre el molde (dejada caer pero bien colocada) y pasarle por encima un rodillo para que la presión entre los bordes y el hojaldre, corte el hojaldre al mismo tiempo que lo sella. Bajar un poco el hojaldre de los laterales si ha quedado muy separado de la última capa de patatas.
11. Hornear durante 30-40 min (en mi caso fueron 35) hasta que el hojaldre esté dorado (no, no hay que pintar el hojaldre).
12. Retirar del horno y reservar hasta que se vaya a comer (no es necesario que esté recién hecho, puede dejarse unas horas tapado con papel de plata en el molde (como el hojaldre está por fuera no se pone blando) y se toma tibio.
13. Cuando haya que servirlo, introducir una punta de cuchillo por los laterales para despegar los bordes (cuidado no arrasar con el bacon si lo hemos puesto por alrededor) y dar la vuelta con un plato o fuente debajo como si fuese una tortilla.

A mí me encantan los quesos y el bacon, así que me ha parecido una plato estupendo… ¡os animo a probarlo!



Tronco de aguacate y salmón o Envoltini de aguacate sobre lecho de marisco

Aquí os presento a la estrella de la comida del domingo. El nombre práctico es el primero que os he puesto, pero después de comérselo, mi hermano decidió darle un nombre glamouroso, y más o menos quedó como  “Envoltini de aguacate abrazado con salmón sobre lecho de marisco”… aunque claro, esto implicaría que si lo vendiese tendría que cobrarlo a 50 euros el kilo…
Este tronco o envoltini lo trajo mi amiga Amparo a la picaeta de Navidad (cada uno trae una cosa, pero yo, como aun no tenía la TM, ni tampoco tiempo, llevé la bebida… ¡una y no más!). Ni que decir tiene que sólo con la presentación  ya triunfó, pero luego cuando lo probábamos, el éxito fue rotundo. Aquel mismo día me pasó la receta (yo aún no sabía ni qué era un bizcocho genovés y ahora es como si lo hubiera hecho 100 veces) pero hasta el domingo no había encontrado el momento de hacerla. He de decir que, pese a que es un poco laborioso, por el tema del enrollado y la cobertura, todo lo que cuesta de hacer, lo disfrutas al comer. No hubo duda, fue el plato estrella.

Ingredientes
Para la plancha de bizcocho
  • 4 huevos
  • 120g de azúcar
  • 1 cucharadita de azúcar vainillado
  • 1 pellizco de sal
  • 120g de harina de repostería
  • No, no lleva levadura (yo me asusté cuando tenía le bizcocho en el horno haciendo cosas raras)

Para el relleno y la decoración
  • 2 aguacates maduros
  • 300g de queso de untar (tipo philadelphia)
  • 200g de salmón ahumado
  • 1 latita de caviar
  • Un paquete de surimi rallado (o huevo hilado si es Navidad y lo encontráis en los súper)
  • Un cogollo de lechuga picado finito


Preparación

La plancha de bizcocho
0. Precalentar el horno a 180ºC
1. Con la mariposa en las cuchillas, verter los huevos, el azúcar y el azúcar vainillado. Batir 6 min 37ºC V4.
2. Volver a batir 6 min V4 sin temperatura.
3. Añadir la harina y la sal por alrededor de la mariposa y mezclar 4 seg V3. Mirar si se ha mezclado toda la harina  y si no es así, volver a batir otros 5 o 6 seg V3.
4. Retirar la mariposa y acabar de mezclar, si fuera necesario,  con la espátula.
5. Verter el contenido sobre una bandeja de horno (las del propio horno) previamente forrada con papel de hornear o una lámina de silicona. Que ocupe todo. Allanar con la espátula y dar unos golpes con la bandeja sobre la encimera para que salgan las burbujas (aún así, os quedarán).
6. Meter en el horno precalentado y hornear a media altura durante 10 min. Durante el horneado veréis como se os infla por algunas zonas, pero es posiblemente porque no habéis sacado todas las burbujas (digo yo). No pasa nada, no abráis el horno, “don’t panic”. Esperaos a que cumpla el tiempo y entonces lo sacáis.
7. Unos minutos después de sacarlo (lo justo para no quemarnos)  desmoldar sobre un paño de cocina limpio previamente humedecido con agua. Enrollar, sobre sí mismo y de manera que el trapo quede por fuera, como si fuese un brazo de gitano. Dejar enfriar (en forma de rollo).

El relleno
8. Verter el queso de untar y los aguacates pelados y troceados (sin hueso) en el vaso. Ir triturando a V5-7 hasta que esté hecho un puré fino. 10 seg V5-7. Parar, recolocar los trozos de aguacate más cerca de las cuchillas. Repetir de nuevo la misma operación hasta que quede bien picadito.
9. Cuando la plancha ya esté fría por ambos lados, desenrollarla sobre el trapo y recubrirla de unos 2/3 de la mezcla (queda abundante, como medio cm).
10. Colocar por encima las lonchas de salmón, salvando unos 2 cm en el tramo que quede al final del rollo (donde acaba de enrollar), porque sino, al enrollarlo de nuevo, se saldrá como una lengua.
11. Enrollar el combinado apretando un poco, pero sin pasarse para que no “escupa” el relleno.
12. Una vez enrollado cortar en dos porciones (esto es opcional, yo no tenía una fuente tan larga, pero además, así queda más accesible ante una mesa grande con muchos invitados) y colocarlo en sus platos de destino.
13. Recubir con la pasta de aguacate y queso restante. Sed generosos.
14. Ponerle el caviar por encima decorando.
15. Decorar el plato con lechuga picada fina y el surimi rallado.

Listo para comer, y para quedar como un rey o reina.


A mí me había gustado cuando lo comí, pero realmente, queda espectacular, tanto la presentación como después el sabor.

La única “pega” que tiene es que no os recomiendo hacerlo el día anterior, ya que el aguacate se oxida y no queda tan bonito. Si necesitáis hacerlo el día anterior porque no hay otro remedio, tenéis dos opciones: una es recubrirlo con más salmón para que  no quede el aguacate por encima sino el salmón, y la otra es rociar el aguacate chafado con el zumo de medio limón y así el color se conserva bastante bien.

domingo, 15 de mayo de 2011

Pan rápido a la plancha

 Como os he comentado, mi menú de celebración incluía hummus (puré de garbanzos) y, como si me hubieran leído la mente, en la revista de mayo me encontré un “pan rápido a la plancha”, que, por su aspecto, me recordaba mucho al pan de pita… así que dije, ¿por qué no?
Requería muy poco tiempo de amasado y luego sólo había que hacer cada panecillo vuelta y vuelta en la plancha, así que me pareció una manera curiosa y muy lucida de presentar el Hummus usando la TM (eso sí, por si acaso no gustaba, le pedí a mi madre que trajera unos crackers… pero el pan casi se acaba y los crackers se han quedado ahí, ¿por qué será?)
He de deciros que, a media receta ha cundido el pánico: cuando estaba haciendo el pan a la plancha he empezado a pensar que no iba a salir y que se iba a quedar una masa cruda (de hecho, como lo he cocinado mientras ya estaban los invitados, he suscitado un poco de incredulidad entre el público)... pero no, ¡han salido perfectos! (eso sí, en la revista dicen 1 minuto por cada lado, yo lo he tenido un poquito más)

Ingredientes
  • 350g de harina y un poco más para espolvorear
  • 2 yogures naturales
  • 1 cucharadita (colmada) de levadura Royal
  • 1 cucharadita de sal
  • Media cucharadita de azúcar


Preparación
1. Poner todos los ingredientes en el vaso y programar 15 seg v6.
2. Amasar 1 min, Vaso cerrado, V espiga. Comprobar que haya quedado bien mezclada la harina y si no fuera así, programar vaso cerrado V espiga sin tiempo hasta que quede todo hecho bolitas sin harina a la vista (tampoco estéis demasiado tiempo amasando, ir mirando por el bocal)
3. Enharinar la encimera (o una tabla de cortar para no liarla tanto). Poner la masa encima (estará hecha como bolitas, es así). Dividir la masa en 8 porciones y darles forma de bola a cada una de ellas (no importa si no son todas del mismo tamaño, que para algo es casero).
4. Con un rodillo, aplastar cada bola hasta que se formen círculos (no hace falta un compás, la forma es aproximada) de 15-20 cm de diámetro (como una mano).
5. Calentar una plancha o sartén y cocinar los panes, unos 2 min por cada lado y con tapa. Veréis que se ponen doraditos y se hinchan un poco. Perfecto, darles la vuelta y hacer lo mismo por el otro lado.

Servir calentitos… ¡a ver si tenéis éxito!

Nota: en la revista dicen que se pueden hacer al horno durante 5 min (en una bandeja forrada con papel de hornear) y al sacarlos, cubrirlos con un trapo).

Moussaka de lentejas o lasaña de berenjenas

Este es el plato principal de mi segunda comida con invitados. Como ya os he contado, a diferencia de la primera comida, aquí el requerimiento era más fácil: nada de carne roja… así que el plato principal, en vez de ser algo de carne, que muchas veces es lo típico, me decidí por esta moussaka que ya habíamos probado antes. Para mi gusto es un plato muy original (la moussaka ya lo es) y con el que vas a sorprender a la gente (ese sofrito con las lentejas le da un punto), pero, por supuesto, no tiene por qué ser un plato de invitados. De hecho, la primera vez la hice sólo para nosotros dos y congelé el resto en porciones y quedó buenísimo… no sé si os he dicho que yo lo congelo todo: un día cocinas para 5 o 6 y así tienes congelado para 2 o 3 veces más… nunca es lo mismo que la comida recién hecha, pero hay que optimizar el tiempo, que es un bien escaso.
La receta la saqué del libro oficial A todo vapor, y la primera vez la hice tal cual, pero esta vez me ha apetecido cambiarla un poco, y la he hecho tal y como os cuento. Para que lo sepáis, los cambios principales son usar lentejas hervidas en vez de secas y la manera de "cocer" las berenjenas.

Ingredientes
  • 400g de lentejas hervidas (1 bote grande) lavadas y escurridas
  • 120g de queso parmesano o grana padano (esto es importante, cuanto más sepa el queso, mejor)
  • 3 o 4 placas de lasaña precocida (yo uso la Barilla que me encanta). Solo para cubrir una vez la fuente que tengáis.
  • 40g de aceite de oliva para el sofrito y unos chorros para las berenjenas
  • 1 cebolla grande (230g)
  • 3 dientes de ajo
  • 150g de pimiento rojo (medio)
  • 400g de tomates de pera pelados y troceados (o un bote de tomate natural troceado)
  • 2 berenjenas
  • 120g de vino tinto
  • 1 cucharadita de orégano
  • 1 y 1/2  cucharadita de sal
  • Un poco de pimienta
  • 40g de mantequilla
  • 500g de leche
  • 40g de harina


Preparación
0. Precalentar el horno a 200ºC.

1. Verter el bote de lentejas en un colador de rejilla. Lavarlas bien y escurrirlas. Reservar.

2. Poner las placas de lasaña en una fuente con agua.

3. Con el vaso bien seco, poner el queso a trozos y triturar hasta que se quede fino. Primero unos golpes de turbo y luego V5-7-10 (unos 5-10 seg). Reservar.

4. Cortar las berenjenas en rodajas circulares de 1 cm (aprox) y colocarlas dentro de una fuente que quepa en el microondas. Rociarlas con aceite de oliva. Meter el recipiente, con una tapa de microondas (de esas con agujeritos) y programar 5 min a media potencia. Comprobar el punto de cocción y repetir la operación tantas veces como necesitéis hasta que estén blanditas (yo necesité 3 veces de 5 min a media potencia y una última vez al máximo, total 20 min, mientras se hace el sofrito). Mientras se van haciendo las berenjenas, seguimos con el resto.

5. Verter en el vaso la cebolla a cuartos, los ajos, el aceite y el pimiento y trocear 10seg V5.

6. Añadir los tomates pelados y troceados y triturar 5 seg V5.

7. Añadir el vino tinto, el orégano, la sal y la pimienta y cocer 25 min Varoma giro izq, V1. (yo aproveché este calor para cocer las patatas que necesitaba para el Tatin parmentier, que ya os contaré)

8. Añadir las lentejas escurridas y programar 5 min Varoma giro izq V1.

9. Colocar las rodajas de berenjena en una fuente de horno. Una capa.

10. Verter por encima la mitad (o un poco más) del sofrito.

11. Poner la capa de placas de lasaña por encima del sofrito.

12. Poner otra capa de berenjenas y otra capa de sofrito.

13. Echar la mantequilla la leche y la harina en el vaso y cocer 8 min 90ºC (quitamos el giro a la izq) V4 para hacer la bechamel.

14. Añadir 60g del queso reservado sobre la salsa y mezclar 5 seg V4.

15. Verter la mezcla (bechamel con queso) sobre la última capa del sofrito de lentejas.
16. Echar el queso restante por encima y hornear  durante 30min a 200ºC hasta que el queso quede doradito.

Nota: el paso de la “cocción de las berenjenas puede cambiarse por hacer las rodajas de berenjena al vapor (como dice el libro), al mismo tiempo que el sofrito, pero la berenjena no me gusta mucho cómo se queda en el varoma, así que prefiero hacerla como os he contado.


Bueno, he de decir que una cosa muy importante en esta receta es un buen queso parmesano, que sepa mucho. El de esta vez no era tan bueno como la otra (es que la primera vez que la hice llevaba parmigiano regiano del bueno :p) y a Borja y a mi que ya la habíamos comido, nos ha gustado un poco menos. No es que estuviese mal, ni mucho menos, sino que la otra vez estaba mejor. Y lo segundo es que ha quedado un plato bastante bien, y no ha habido “quejas” por la mezcla rara… pero me consta que no ha sido lo que más les ha gustado. En fin, os cuento el resto del menú en próximos posts

Menus especiales II

Tal y como os conté la semana pasada, hoy venían invitados de nuevo a casa. Ésta vez era la familia de mi madre, con mi tía entre los invitados, la "artista" que me regaló a mi bicha (la TM). Ya tenía yo ganas de hacer esta comida, porque, junto con el casco de la moto, creo que es el regalo que más he amortizado... y bueno, la verdad es que después de 3 años con nuestra casa, no habían venido a comer de  verdad, así que ya iba siendo hora (sí, lo sé, no tengo perdón).
El menú de hoy también tenía algo de especial, y es que tenía que ser sin carne roja, así que, me puse a diseñarlo, y con un poco de aquí y otro poco de allí, al final creo que han quedado más que satisfechos (dicen que me dan un 20 sobre 10, pero yo no me lo creo)
Hemos comido

Entrantes
Plato principal
Y ya está todo... de nuevo me han dicho que me he pasado de comida (éramos 6), pero ni mucho menos pretendía que se lo acabaran todo, simplemente quería que probaran varias cositas, y con lo que sobre, ¡tenemos para la semana! (la comida no se tira nunca).

El siguiente menú de fiesta será  ya para verano, que tengo el examen de inglés y ya aprieta el tiempo.

sábado, 14 de mayo de 2011

Frixuelos. Hoy cocina Mónica.

Ésta es la semana de las colaboraciones, porque he ido metiendo poco a poco las que me han mandado Álex y Mónica... pero cualquiera estáis invitados a enviarme alguna receta. ¡Yo la publico encantada!
Como os dije, Mónica es de ascendetes gallegos, así que hoy nos trae una receta de allí.

Esta receta es heredada, de mi madre, que es gallega. Los frixuelos son la versión gallega de los creps. Ella acostumbra a hacerlo a ojo, pero yo a base de probar y probar tengo las cantidades calculadas.

Ingredientes
  • 1/2 litro leche
  • 2 huevos
  • 4 cucharadas bien bien bien colmadas de harina de trigo normal
  • una pizca sal
  • una cucharadita de azucar
  • una pizca de vainilla

Preparación

Mezclar todos estos ingredientes en la thermomix a 5-7-9 progresivamente unos 30 segundos y ya está preparada la mezcla para hacerlos en la sartén. Calentamos la sarten a 7 (mi cocina va hasta el nueve). Yo me preparo un vaso con aceite de oliva y una brocha de silicona para untar la sartén y echamos una o dos cucharadas de la mezcla, lo que necesitéis para cubrir la sartén con una fina capa de la crema. Dejamos que se haga, hasta que los bordes del frixuelo estén dorados, entonces, hay que darle la vuelta como podáis, yo me arreglo con un tenedor, despegando por una esquinita y después lo agarro y le doy la vuelta con los dedos y dejamos que se dore por la otra cara.

Hay que tener en cuenta que el primer frixuelo, siempre sale mal, se pega y no hay forma de darle la vuelta (este es el que yo me suelo comer). Cuando el frixuelo está dorado por los dos lados, se saca a un plato y yo le suelo espolvorear azúcar y ya está listo para comer. Hay quien pone por encima chocolate, mermelada, ....

Mónica.

Tarta de manzana y pera


Por fin, después de más de un mes desde que la hice, consigo colgar esta receta. Si no la he colgado no ha sido por falta de ganas desde luego, pero entre la semana santa, el planificar las celebraciones y el colgar luego todo el menú, entre unas cosas y otras se te va yendo el tiempo y al final, lo vas dejando. ¡Pues ya está bien, llegó la hora!
Esta receta la tenía pendiente desde que la vi en Las Cosas de Ana. A mí me gusta mucho el dulce, pero la verdad es que en el trabajo vamos serviditos de chocolate… así que un día que tenía que llevar un postre para una “picaeta” informal (allí en el laboratorio), tenía claro que iba a llevar esta tarta.
Si os fijáis en la receta de Ana Rosa veréis que hay un cambio en las cantidades, pero he de decir que si esta vez las he cambiado no ha sido por voluntad, que la receta me parecía perfecta sino por no comprarle la fruta a mis fruteros. Compré las peras y las manzanas en el mercadona y tuve que tirar dos peras de lo verdes que estaban. No pasaba ni el cuchillo para pelar y cortar! Lo de las manzanas, fue un error, leí 2 en vez de 4… pero en cualquier caso, quedó buenísima.

Ingredientes
  • 2 manzanas golden grandes
  • 3 peras conferencia medianas
  • 2 huevos
  • 100gr de leche
  • 70gr de harina de repostería
  • 50gr de azúcar
  • 20gr de mantequilla fundida
  • 1 sobre de levadura (tipo Royal)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 1 pellizco de sal

Preparación
1. Verter la harina, la sal y la levadura tamizar 20 seg V3. Reservar.
2. Precalentar el horno a 200ºC.
3. Colocar la mariposa. Echar el azúcar y los huevos y batir 3 min 37ºC V3y1/2.
4. Mientras se baten los huevos, ir pelando y cortando las frutas en láminas finas.
5. Batir otros 3 min a V3y1/2, sin temperatura.
6. Añadir la mantequilla fundida, la leche y la vainilla. Mezclar 15 seg V4.
7. Quitar el cubilete y programar a V4. Ir añadiendo por el bocal la mezcla de harina reservada.
8. Verter la masa en dos cuencos repartiendo a partes iguales. Repartir las láminas de frutas en cada uno de los cuencos, de manera que quede la pera por un lado y la manzana por el otro. Sumergir bien las frutas para que se mojen con la masa.
9. Verter la mezcla con las manzanas sobre el fondo del molde. Por encima, echar la masa con las peras.
10. Hornear hasta que esté doradito por encima y que la “masa” quede más o menos cuajada.
11. Dejar enfriar sobre el banco y luego meter en la nevera. Como nos dice Ana (y yo le hice caso), está más buena cuando te la comes después de reposar unas horas en la nevera, eso sí, sacarla un ratito antes para que se atempere.
Yo la llevé y aún se acuerdan… la verdad es que no sé cuál me ha gustado más, si la que hice del blog de Manu Catman o ésta… voy a tener que repetirlas las dos para comparar, jeje.

Por cierto, no os puedo enseñar una foto del corte porque como me la llevé al trabajo, allí ponerme a hacer fotos y decirle ala gente que no comiera era imposible...pero bueno, simplemente es un poquito abizcochada por encima y como cuajadita por dentro. Una masa húmeda.

Problema con Blogger

Hola!

Bueno, todos sabéis el problema que ha tenido Blogger durante los últimos días... el muy simpático ha destruído entradas y comentarios desde el día 11 de mayo... y esperemos que nada más. Al final, parece que solo se han perdido los comentarios que se escribieron desde ese día... así que, como mi blog es más o menos pequeño y había perdido pocas entradas, lo que he hecho ha sido volver a subir los textos de los comentarios que me habíais dejado, simplemente poniendo yo el nombre a mano.
Es que da un poco de penita que se pierda lo que dice la gente... así que bueno, ahí están.
¡Espero que a nadie le importe!

martes, 10 de mayo de 2011

Patatas fritas. Cocina de supervivencia.

Aquí vamos con la segunda colaboración de mi amigo Alex. Como ya os dije, su sección se iba a llamar Cocina de Supervivencia... pues bien, ¿qué mejor plato de supervivencia que unas patatas fritas? Aquí le dejo para que os lo cuente él.

La primera receta esta dedicada a mi suegra, si, habéis leído bien, a esa persona que viene en pack inseparable con tu mujer. A pesar de los rocecillos que hemos tenido alguna vez (¿quien no ha tenido rocecillos con la suegra?) quiero dedicarle esta receta. Es una receta sencilla, que a nosotros en casa nos costo dios y ayuda cogerle el puntillo, por que nunca nos salían las patatas fritas como a mi maravillosa suegra.

Uno de los secretos esta en la materia prima: Un buen aceite y unas buenas patatas, nosotros usamos los famosos cachelos gallegos. Y el otro secreto es la temperatura.

Pelar bien las patatas y lavarlas también muy bien. Se cortan y a preparar el aceite.

Lo mejor es hacerlas en una cazuela pequeña y honda, a modo de freidora. Se echa bastante aceite, se pone la temperatura de la cocina al 4 (mi cocina va hasta el 9) y no cambiar la temperatura para nada. Echar las patatas, ya se que el aceite no está caliente, es así, se echan con el aceite frío y ya irá cogiendo temperatura. Moverlas de vez en cuando, y en 22 minutos, ¡ya están!. Veréis qué doradas y qué crujientes quedan. Ah, por cierto, hay que echar la sal, si queréis, antes de echarlas en el aceite, sino después, para que se noten los granitos de sal, como más os guste.

Bizcocho de chocolate al microondas. Cocina de supervivencia (solteros, separados, estudiantes, etc.)

Ésta es la primera colaboración de mi amigo Álex. Como ya expliqué, él es menos cocinillas, pero no por ello deja de comer todos los días, así que ha decidido que su sección se llame así "Cocina  de Supervivencia (solteros, separados, estudiantes, etc.)", por eso, ésta será la etiqueta que lleven sus platos. Os dejo con él.

Quién dijo que la repostería era complicada. Aquí tenéis un bizcochito para empezar bien la mañana. También os puede salvar el culo ante una visita inesperada. 
Lo haremos al microondas, sí, ese aparato que parece una televisión y que cuando lo ponéis en marcha se enciende una luz, gira un plato y no se ve Gran Hermano.

Ingredientes 
  • 20 Galletas María
  • 1 vaso mediano azúcar
  • 1 vaso mediano cola cao
  • 1 vaso mediano de leche
  • 1 vaso mediano de aceite de girasol
  • 4 huevos (sin la cascara, por supuesto)
  • 1 sobre de levadura.

Preparación

Introducimos todo junto en un recipiente. Enchufamos la batidora, (hay que decirlo todo) y lo mezclamos hasta que quede bien mezcladita la mezcla.
El resultado, usease la mezcla mezclada, la pasamos a un recipiente apto para microondas, si queréis espectáculo metéis uno metálico y observáis lo que pasa y ponéis el microondas 17 minutos a media potencia.

La decoración la dejo a vuestro gusto.

Álex.

Taboulé. Hoy cocina Mónica.

Aquí vamos con la primera colaboración de mi amiga Mónica. Como os expliqué cuando os conté nuestra historia, ella es una artista y cocinera en toda regla, así que es posible que en sus recetas notéis "un toque de distinción". ¡Gracias, Mónica!

Esta receta me la enseñó un cocinero y es un buen recurso para tener en la nevera y picar los días de verano. Se puede hacer con bulgur ó con cus cus, yo prefiero con cous cous, que es mucho más facil de elaborar.

Ingredientes
  • Cous cous (1taza)
  • Agua (1 taza y media)
  • Medio pimiento verde
  • Medio pimiento rojo
  • Media cebolla o cebolleta
  • Sal
  • Un buen chorro aceite oliva
  • El zumo de medio limon
  • 2 hojas de menta
  • Comino

Preparación

El cous cous se hace según las indicaciones del paquete, en mi caso he puesto una taza de cous cous a remojo en 1 taza y media de agua caliente, en cinco minutos ya está, solo hay que removerlo con un tenedor para que quede suelto. El resto de ingredientes se añade bien picaditos y según el gusto de cada uno, la regla es que tiene que saber a todo y no tiene que prevalecer uno más que otro. Yo os he puesto las cantidades que he utilizado yo, pero no es fijo, depende un poco del gusto de cada uno.

Yo suelo preparar un taper y lo dejo en la nevera, aguanta 2 días sin problema. Si viene alguna visita a casa, lo ponéis en unas cucharitas de pinchos y queda genial. Admite variaciones, como aceitunas, pepinillos, es como hacer una ensalada. Espero que os guste.

Mónica.

Mis primeros colaboradores (y un poquito de mi historia)

¡Qué ganas tenía de crear esta entrada!

Mi historia con la Thermomix empezó hace exactamente 5 años... y yo, si no cuento algo de mi historia, no soy yo, los que me conocen, bien lo saben (que siempre me voy por las ramas para acabar contando algo), así que vamos "pallá".

En el año 2004, Borja se compró la primera "moto gorda", una Suzuki GS500, algo enorme para nosotros en aquel momento (ahora sabemos que es casi una de las motos más pequeñas del mercado, pero para ser la primera no estaba nada mal). Como no tenía ni idea de motos, empezó a meterse en foros, aquí y allá, para solucionar cuestiones mecánicas y conocer gente con quien salir. Poco a poco el foro fue creciendo, empezaron las kedadas  y las cenas y pronto empezó la que sería una gran amistad en la distancia: nuestros amigos de Bilbao, Álex y Mónica. Hablando un día Álex y yo (él siempre dice que yo hablo más), acabamos por decidir pasar las Pascuas juntos, concretamente en su casa,  ya en abril del 2006... y cuál fue mi mala suerte, que Mónica tenía la Thermomix sólo unos meses... 
Así que, de los días que pasamos en Bilbao, unas buenas horas se nos fueron en la cocina, Mónica cocinando, y yo alucinando de las cosas que hacía "el aparatito ese". Yo había oído hablar de ella, decían que batía, que trituraba, que "todo sabía a Thermomix", pero cuando la vi funcionando, y me iba comiendo todo lo que hacía, cada día me gustaba más... así que supe que en algún momento, ese aparato del diablo, tenía que ser mío.
He de decir de paso, que Mónica es una cocinera increíble, y que para ella, la maquinita era una herramienta y un complemento al mismo tiempo. Igual te hacía unos donuts, que unas filloas o una salsa para los sandwiches... pero bueno, no sólo la comida está deliciosa, sino que sus presentaciones suelen ser preciosas. Eso sí, con su buena herencia gallega, ¡suele cocinar para el doble de los que somos!

A partir de aquelllas Pascuas, cada vez que quedábamos todos en una casa rural (¡nos llegamos a juntar 14!), la Thermomix era un invitado más (de hecho, era casi el invitado más esperado), y a mí cada vez me convencía más. Más aún cuando vi que Álex se lanzaba un día a hacer una crema de espárragos, con un crujiente de bacon y decorada con un chorrito de aceite (sí, aún me acuerdo).

Luego llegó la pequeña Beatriz, y con todos los complementos que una pequeñaja acarrea, la TM se tuvo que quedar en tierra, pero ya se encargaba Mónica (o Álex alguna vez con sus bizcochos), de traernos las obras de arte precocinadas... así que, como os podéis imaginar, yo seguía queriéndola cada día más.

Como el que la sigue la consigue, por fin estas navidades, Borja y yo nos decidimos a comprárnosla. Cuál fue mi sorpresa cuando el día de Reyes descubrí que mi tía se nos había adelantado (con Borja como cómplice... cómo se lo calló!).

Y bueno, al empezar con la TM en casa, , empecé a mirar blogs, y al poco tiempo ya estaba pensando en crear uno (he de decir, que sin los ánimos de Borja, no me hubiera atrevido).
Se trataba de algo sin grandes pretensiones, sólo como una manera de archivar recetas de un modo bonito, y poder ser tan útil a los demás como lo eran el resto de bloggers para mí (con serlo un 10% me conformo).
Hablando un día con Álex, pensamos en Mónica como colaboradora o incluso como coautora, pero ella prefirió que me encargara yo del blog y así ella podía trabajar más, "sin presiones". Álex, cómo no, también se ofreció a colaborar, como siempre, con recetas más sencillas pero no por ello menos lucidas. Él le llama "Cocina de Supervivencia (solteros, separados, estudiantes, etc)", así que así se llamarán sus aportaciones.

Como véis, aquí va un poquito de nuestra historia, pero creo que vale la pena saber de dónde vienen las cosas. Álex y Mónica, Mónica y Álex, estoy encantada de que seáis mis primeros colaboradores, ¡no podía ser de otra manera!
Gracias por las entradas que vendrán a continuación. Gracias por 5 años de amistad (no me olvido de Txus y Noe y de Víctor y Tina, que también "venían en el pack de moteros"). Y sobre todo, gracias por descubrirme la Thermomix!! Jeje!

¡Besos!

lunes, 9 de mayo de 2011

Rollo de espinacas con queso y salmón

Aquí tenéis otra de las recetas que hice en mi menú especial I. La había visto en la revista de abril, pero es una de esas recetas que, o la haces para invitados, o para casa, y para dos, no la haces. Hoy era el día perfecto. Además, llevaba queso cremoso, suave, suave, así que no generábamos conflicto de intereses.
Un aviso que quiero daros es que el salmón, aunque pueda parecer poco, no lo es, ya que luego, cuando te pones a enrollar, sobresale por todos los lados, además, si pones demasiado, anulas los demás sabores. ¡En la revista aún indicaban más cantidad!


Ingredientes

  • 250g de espinacas cocidas y escurridas (yo las compré congeladas y las hice al microondas tal y como indicaba el paquete)
  • 4 huevos (separadas las claras de las yemas)
  • 25g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 cucharadita de sal
  • 1/2 cucharadita de pimienta
  • 1cucharadita de zumo de limón
  • 3-4 cucharadas de queso rallado (yo usé una mezcla de gouda y emmental que rallé yo en la TM)
  • 200g de queso cremoso (tipo philadelphia)
  • 100g de nata (yo usé la de montar)
  • 150g de salmón ahumado


Preparación

0. Precalentar el horno a 180ºC

1. Forrar una bandeja de horno con papel de hornear o una lámina de silicona.

2. Poner en el vaso las espinacas, las yemas, la mantequilla, la sal y la pimienta. Triturar 15 seg V7. Bajar los restos con la espátula (atención a la tapa, que estará llenita). Retirar del vaso y reservar en un bol grande.

3. Lavar y secar muy bien el vaso. Colocar la mariposa en las cuchillas, verter las claras, el zumo de limón y programar 6 min 37ºC V3 y 1/2.

4. Volcar las claras montadas (¡¡qué bonitas quedan en la TM!!) sobre las espinacas reservadas, mezclar con la espátula y extender sobre la bandeja del horno (que ocupe casi toda la bandeja, dejando unos dos o tres dedos por cada lado. Espolvorear con el queso rallado y hornear durante 12-15 min.

5. Cuando ya esté cocido, desmoldarlo sobre un paño de cocina previamente humedecido (por si no os aclaráis mucho, yo lo que he hecho es darle la vuelta como a una tortilla: rápido y con decisión), inmediatamente formar un rollo sobre sí mismo como si fuese un brazo de gitano. Dejar enfriar.

6. Sin lavar el vaso y con la mariposa en las cuchillas, volcar el queso de untar y la nata y batir 30 seg V 3 y 1/2.

7. Una vez frío, desenrollar el rollo de claras y espinacas y cubrirlo con la crema de queso.  Pensar que hay que enrollarlo de nuevo en la misma dirección que antes (¡a ver por qué lado vais a poner el relleno!). Distribuir por encima el salmón ahumado. Volver a enrollar (en la misma dirección que antes) y envolverlo en un film transparente (firme, pero sin apretarlo, que se os saldrá el relleno). Dejar reposar unas horas. Yo lo hice la tarde anterior y ha quedado muy bien.

8. Cuando lo vayáis a servir, cortarlo en rodajas. Se puede acompañar de pan tostado, pero a mí me gusta más sólo (es que soy de poco pan).
Aquí os dejo un primer plano... aunque ya os digo, que las prisas, para hacer las fotos, no son buenas consejeras...
¡Buen provecho!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...